HABEMUS INTEROPERABILIDAD… ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

HABEMUS INTEROPERABILIDAD… ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

 

Por: Ljubica Vodanovic
Socia de Vodanovic Legal

La noticia positiva en el sector financiero es la Circular Nro. 0024-2022 del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) que obliga a avanzar en la interoperabilidad de los servicios de pagos de billeteras digitales y pagos móviles, siendo los primeros llamados a interoperar Yape y Plin que tienen hasta el 31 de marzo de 2023 para lograrlo; y luego el resto de las billeteras y pagos móviles, hasta el 30 de junio de 2023. Este avance es crucial pues la interoperabilidad permite que una persona pueda transferir y pagar a otra, independientemente de quién sea su proveedor de pagos. Y ello conlleva beneficios para los usuarios, para la industria de pagos y para el mercado en general.

¿Por qué es importante? En primer lugar, la interoperabilidad fomenta la inclusión financiera pues la razón principal por la que no había despegado el dinero electrónico en Perú, como se quería, era porque no sólo bastaba tener una billetera electrónica, se requería poder utilizarla para transferir y pagar a ésas y otras billeteras y cuentas bancarias. La interoperabilidad soluciona ese problema.

En segundo lugar, al lograrse pagos interoperables, se aprovechan economías de escala pues los proveedores de servicios financieros, independientemente de su poder de mercado, van a empezar a utilizar sistemas abiertos que integren a varios actores y que permitan mayor número de usuarios y mayor volumen de transacciones, algunas de las cuales podrán ser monetizadas e incluso permitir detectar oportunidades de servicios financieros adicionales. Todo ello debería permitirles reducir sus costos de una manera creciente. Esto es propio del mundo abierto y colaborativo (open) que vivimos hoy.

En tercer lugar, al permitirse que las entidades proveedoras de servicios de pagos utilicen la infraestructura de su preferencia para la interoperabilidad, se está invitando a competir entre diversos proveedores tecnológicos, además del principal “riel” de la Cámara de Compensación Electrónica (CCE). Esta competencia debería reducir los costos y ojalá veamos entre estos “rieles” sistemas que utilicen tecnologías tipo “blockchain” que además sean “open source”.

Se presentan muchos retos en el proceso. Los más importantes están vinculados a la seguridad de la información y la ciberseguridad, que deberán seguir las altas exigencias de la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP (SBS). Todo ello valdrá la pena pues el objetivo es tener un sistema de pagos y transferencias democrático e inclusivo; que, a su vez, siente las bases de la banca abierta u “Open Finance”, que debería ser nuestro siguiente paso. El mundo que vivimos hoy es abierto, de colaboración y centrado en el usuario. Y este mundo requiere altos estándares de seguridad para poder confiar en él.

En conclusión, el BCRP ha dado un primer paso significativo. En el futuro, esperemos que las empresas emisoras de dinero electrónico (EEDE) puedan formar parte de la Cámara de Compensación donde hoy sólo participan bancos y entidades financieras. Ello atraerá a FinTechs de peso que quieran desarrollar negocios de dinero electrónico en el Perú.