fbpx
30 abril, 2018 / by WebMasterVP

Entidades financieras y prevención de corrupción

 

El Ministerio de Justicia ha prepublicado el esperado proyecto de Reglamento de la Ley 30424, que regula la responsabilidad administrativa de las empresas por el delito de corrupción o cohecho activo transnacional. El proyecto establece lineamientos y requisitos para la implementación del modelo de prevención que permitirá a las empresas eximirse de responsabilidad administrativa frente a actos de corrupción cometidos a través de sus estructuras.

El proyecto aclara que este modelo es voluntario y que debe ser validado por la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) para servir como eximente de responsabilidad. Asimismo, establece que, tratándose de sujetos que estaban obligados a implementar el sistema de prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo (SPLAFT), el modelo de prevención puede nutrirse de los componentes del SPLAFT, permitiéndose incluso que el funcionario responsable del modelo de prevención pueda ser el mismo oficial de cumplimiento del SPLAFT, así este último sea a dedicación exclusiva, facultándose a que realice excepcionalmente ambas funciones. No obstante, aún no queda claro cómo va a operar y validarse el nuevo modelo -y el eximente de responsabilidad- en las empresas del sistema financiero. Estas tienen -desde hace una década- una regulación estricta que las obliga a gestionar de manera integral los riesgos, incluyendo los actos ilícitos, no solamente por operaciones de lavado de activos y financiamiento del terrorismo. Ciertamente, las entidades financieras deben poder identificar, prevenir y mitigar riesgos operacionales, estando obligadas a contar con un oficial de cumplimiento normativo, una matriz de riesgos que permita su identificación y tratamiento, canales de denuncia, un plan de capacitación, entre otras obligaciones que son superiores a las exigidas por la Ley 30424, el Decreto Legislativo 1352 y el proyecto de reglamento. Siendo así, lo más eficiente sería que estas entidades puedan valerse del eximente de responsabilidad que confiere el modelo de prevención asegurándose que los componentes del modelo estén incluidos dentro de su gestión integral de riesgos y que esto sea validado por su organismo supervisor (la SBS, no la SMV). Asimismo, debería aclararse si el oficial de cumplimiento del SPLAFT, que generalmente es a dedicación exclusiva, podrá ser al mismo tiempo el encargado del modelo de prevención como permite el proyecto, considerando que las entidades financieras tienen además un Oficial de Cumplimiento Normativo que sería la persona idónea para esta tarea.

 

 

Por Ljubica Vodanovic, fundadora de Vodanovic Legal.

 

 

 

 

Nota publicada en Diario Gestión – 30 de abril