fbpx
6 julio, 2017 / by WebMasterVP

I Congreso Internacional de Pagos Digitales de ASBANC

“La regulación no debe limitar la tecnología, sino acompañarla y promoverla”, sostiene especialista.

Experta en regulación financiera, Ljubica Vodanovic, plantea que se debería seguir el modelo inglés donde se da una “regulación de prueba” en la etapa inicial.

La regulación de las nuevas innovaciones tecnológicas en el sistema financiero debe enfocarse en acompañarlas y promover su evolución para mejorar los servicios y experiencia de los usuarios e incluir al 70% de peruanos excluidos pero debe evitar, en todo momento, fijar limitaciones para su desarrollo, dijo la especialista en regulación financiera, Ljubica Vodanovic, de la firma Vodanovic Legal, durante su participación en el I Congreso Internacional de Pagos Digitales, organizado por la Asociación de Bancos del Perú (ASBANC).

La especialista planteó para el caso de las fintech regular en función a los riesgos involucrados, pero no en función del agente y ser neutral a la tecnología. En ese sentido, se puede seguir el modelo inglés de “regulación de prueba” conocido como “Regulatory Sandbox”, que significa que los emprendimientos financieros puedan gozar de una plataforma experimental y un marco regulatorio temporal que les permita “probar” nuevos productos, servicios y modelos de negocio antes de su lanzamiento, sin multas ni sanciones.

“Esto conllevaría una reducción significativa de costos, mayor predictibilidad de las empresas en relación a la carga regulatoria aplicable y permitiría identificar eventuales riesgos en fase de prueba y luego lanzarlos al mercado de manera más segura”, indicó además; que en otros países, el regulador prioriza el acompañar los avances tecnológicos de las empresas y evitan ingresar a ver cómo opera la tecnología ni saber cuál es su complejidad. “El regulador se enfoca en identificar los riesgos que generan en la realidad y que sean importantes de regular para salvaguardar la salud del sistema financiero”, puntualizó.

Sostuvo que pensando en los consumidores, la regulación debería enfocarse en asegurar la experiencia y conocimiento del agente fintech, en establecer protocolos de seguridad de las plataformas y en establecer garantías del dinero, ligado a evitar la pérdida de los fondos.

Cuidar la reputación

La experta fue clara en advertir que aun cuando las fintech no cuenten con una regulación específica, es muy recomendable que sigan y cumplan todas las normas transversales aplicables a todas las empresas que prestan servicios al público y adopten las medidas de control necesarias.

“Las fintech deben cumplir todas las normas transversales como las normas de protección de datos personales, de prevención del lavado de activos, de protección al consumidor, del uso de medios de pago formales, etc, pues eso las coloca en una mejor posición en el mercado, se vuelven más atractivas para recibir inversiones y cuidan su reputación, que es fundamental para generar credibilidad en el público”, puntualizó.

Sostuvo que actualmente tenemos una regulación muy incipiente que se puede mejorar con el objetivo de dinamizar mucho más estos emprendimientos financieros pero sin matar la innovación.

Dijo que Singapur e Inglaterra, principalmente, tienen los modelos regulatorios más importantes en el mundo y en Latinoamérica, México, es el país que más ha avanzado en diseñar proyectos de regulación muy interesantes en este tema.

Finalmente, sostuvo que las fintech y los bancos pueden construir una relación de cooperación pues las fintech necesitan de los bancos para canalizar sus fondos y los bancos necesitan de los modelos de negocio flexibles de las fintech para ampliar y potenciar sus servicios. “Para lograr el desarrollo de los servicios financieros digitales y que éstos penetren en el mercado es importante que todos colaboren. Un banco no puede cerrar una cuenta bancaria de una fintech solo porque no conoce su negocio. Ambos se necesitan y deberían buscar espacios para cooperar en un ambiente de ‘coopetencia’ para lograr el desarrollo óptimo de los mercados financieros con más oferta de servicios”, concluyó.