fbpx
27 abril, 2017 / by WebMasterVP

Sentencia del TC que prohibe discriminación por edad en el otorgamiento de créditos

Por Ljubica Vodanovic

La reciente sentencia del Tribunal Constitucional que prohibe discriminar a las personas mayores de 83 años negándoles créditos por razón de su edad, expresamente funda su fallo en lo siguiente: “En relación con el factor concerniente a la edad, este Tribunal nota que es legítimo que las entidades del sistema crediticio puedan tomar en consideración este criterio cuando deciden otorgar un préstamo. Sin embargo, consideramos que no debe ser el único criterio a tomar en cuenta para adoptar la decisión de denegar el acceso a un crédito. En efecto, su prohibición generalizada genera que, por ejemplo, un adulto mayor no pueda obtener, en ningún supuesto, un préstamo de un monto reducido pese a que se encuentra en la posibilidad real de financiarlo con otros ingresos permanentes o recurriendo a ciertas figuras como el aval“. (el resaltado es nuestro)

A raíz de los múltiples comentarios suscitados por esta sentencia, es pertinente aclarar lo siguiente:

  • Los bancos otorgan un servicio financiero en el ejercicio de su actividad privada. Los servicios financieros revisten un interés público pero en su esencia son privados. En consecuencia, los bancos se rigen por la libertad contractual y de contratación.
  • Lo anterior significa que un banco no puede ser obligado a otorgar un crédito. Un banco decide a quiénes otorgar créditos y en qué condiciones, pero esa decisión no es arbitraria. Responde al apetito por el riesgo de ese banco y a un análisis previo de la capacidad crediticia del deudor, para lo cual se toma en cuenta diferentes criterios como su flujo de ingresos, su capacidad de endeudarse, su comportamiento en el sistema y, de haberlas, las garantías ofrecidas para asegurar el repago del crédito.
  • Por lo tanto, es correcto el fallo del TC al señalar que no es posible denegar el crédito a una persona mayor de 83 años únicamente considerando su edad. Sin duda, tiene que haber detrás de dicha decisión un análisis de la capacidad de pago del deudor que considere los elementos antes señalados.

Por lo antes explicado, no encuentro dónde está la gravedad que este fallo representa para el sistema financiero, ni que el mismo haya dicho algo que los bancos no deban tener ya en el radar.